JUNJI ITO COLLECTION.

  • Si había alguien el la Isla que esta temporada de invierno esperaba con ganas el estreno del anime que recopila los relatos cortos del maestro del terror, era yo. Y como alguien debe decir cuatro verdades sobre lo que están produciendo en los estudios DEEN, aquí estoy.

Por Teresa Domingo.

 

Yo, el hierro, me lo como.

Todos conocemos esa sensación que se agarra al estómago cuando llegan noticias de próximas adaptaciones de obras conocidas y en mayor o menos medida queridas y valoradas. “¿Quién va a hacer esto?” “¿Cómo?” y “¿Por qué?”. Las tres preguntas del millón que, pacientemente, esperas que anuncien como un ludópata espera que se combinen las tres cerezas ganadoras. Y a veces, como en el caso de autores para público limitado como Junji Ito, no resultan tan importantes las dos primeras como la última.

¿Por qué? Llamadme rara, pero, de siempre, he creído que las adaptaciones de libros y cómics a la pequeña y gran pantalla se hacían para aportar lo que el papel no puede: movimiento. Dar vida y ensalzar obas ya escritas y hacer más grandes, si caben, las escenas de acción o visualmente potentes que un autor ha ideado.

Pero el ser humano ese ese animal que tropieza sin cesar con la misma piedra y por mucho que me duela reconocerlo el único por qué por el que se hacen hoy en día las cosas es el dinero. Y como no hemos tenido suficiente con Dragon Ball Super o Berserk, volvemos a la carga. No sé cómo es posible que en los tiempos que corren, en los que no paran de vendernos resolución hasta en la pantalla del temporizador del microondas, se haya puesto de moda esta animación de aire retro. Y digo retro por no llamarlo “somos unos putos vagos y, total, como se va a vender igual…”. A mí me daría vergüenza presentarme delante de un autor con una adaptación suya que luce como si no hubiera renderizado bien.

La modelo más cotizada del imaginario Ito.

En cualquier caso, las mejores historias cortas del maestro del terror están cobrando vida desde el 8 de enero en vuestra página de anime on-line de confianza y de momento al equipo de dirección no le está yendo nada mal. Tampoco es difícil con el material que cuentan. Tanto Kaoru Sawada con la adaptación de los guiones como Shinobu Tagashira como director deben encontrar su trabajo fácil y cómodo, pues más de la mitad de los story boards se los ha dejado hechos Ito sensei con su excelente narrativa.

Por eso me hubiera gustado hablaros de la mejor serie de body horror del momento (que quizá lo sea porque no hay otra), de las líneas, del color, de la expresividad… con la misma pasión que os hablo de los mangas, pero no puedo. Esta animación para vagos deja escapar parte de la esencia del autor, dejando a sus personajes vacíos de ellos mismos. Me he hartado a deciros en cada una de mis reseñas sobre los mangas de Ito lo impactantes que son los ojos de sus personajes y el dominio de las líneas y de la profundidad de los que hace gala en cada uno de sus dibujos, pero al simplificarlos, pierden toda su potencia.

Claro que cada capítulo es disfrutable, seguimos hablando de los increíbles relatos cortos del mejor inventor de historias de terror del momento y los locos giros argumentales que te dejan roto al final de cada una de ellas, pero le ha faltado un algo. No se hasta qué punto es bueno quedarse con la misma sensación de haber leído una historieta que de haber visto un anime. A lo mejor es una genialidad y yo soy boba por no apreciarlo, pero no era lo que esperaba encontrar en esta adaptación.

Ji ji ji.

Hay algo que sí que ha cumplido mis expectativas y ha conseguido potenciar algunos aspectos que un cómic no puede y es el doblaje de los personajes y sus risitas malévolas. Porque una de las características de los perturbados protagonistas de los mangas de Junji Ito es que se descojonan por lo bajini de las bizarras ocurrencias que traman. La risa de Soichi (personaje elegido para abrir esta terrorífica colección) capta perfectamente el nivel de trastorno que la síntesis del guión no permite desarrollar.

Al final, admito que, cada viernes, espero con algo que casi es emoción la emisión de un nuevo doble capítulo, porque nunca sobra una historia del maestro y lo que prima en este anime es la historia en sí, y porque, al fin y al cabo, yo crecí con los Fruitis y ya he sufrido lo mío con la animación.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Teresa Domingo 176 Articles
Si es creepy, es para mí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.