La blusa. Crónica de una metamorfosis

Nos pasamos la vida intentado planificarlo todo. La dictadura tirana de ese líder de masas que se hace llamar Sociedad, parece marcar los tempos, los destinos, el camino a seguir hacia la anhelada felicidad. Como si navegáramos en un barco a través de nuestros días, tendemos a poner el timón en piloto automático y dejarnos llevar por aquello que nos han enseñado que es lo correcto. Lo que debe suceder. Seguir un plan trazado, no descarrilar, seguir las coordenadas que nos han venido dadas por nuestra moralidad. Pero, ¿qué sucede cuando esa super heroína llamada Sorpresa, acompañada de su inestimable mano derecha Improvisación, se plantan delante de nuestros morros y nos pegan semejante paliza que nos desmonta por completo?

Por Ramonet Daví

Siguiendo la estela de su anterior obra, ‘Una Hermana’, en la que nos narra el paso de la niñez a la adolescencia de su protagonista, Bastien Vivès, este joven parisino de treinta y pocos que convierte en oro todo lo que toca, nos plantea otra metamorfosis vital. Esta vez, la transformación la va a sufrir Séverine, una estudiante de literatura que vive con Thomas, su pareja. Aunque parece que todo sigue el curso natural de una relación amorosa ideal, la protagonista deja entrever detalles que nos hacen intuir que algo sucede en su cabecita.

El detonante y leitmotiv de esta obra, editada como siempre por Diábolo Ediciones, es pues, como reza su título, una blusa. ¿Cuál? La que por una pura casualidad de la vida tendrá que ponerse, tras mancharse la que lleva puesta. Este imprevisto, el mirarse al espejo con ese nuevo look, va a resultar la eclosión de esa Severine que vivía sedada, adormilada, anestesiada en la rutina de esas relaciones en las que todo se estanca y se vuelve anodino. Esa blusa va a destapar la Caja de Pandora anímica en la que vive ella.

Igual algún@ desconfiado pueda pensar, a priori, que este argumento que os acabo de resumir es realmente simplón. ‘¿Como va a sacar chicha de ahí Vivès?’ ‘¿Una blusa?’ ‘¡Vamos hombre, no me time usted, señor reseñador!’ Pues si en el bote pequeño está la buena confitura, en los argumentos simples están los buenos narradores.

La genialidad de esta obra reside precisamente en la sencillez de su argumento principal. Y allí reside también, en un primer estadio, la magnífica habilidad que tiene el francés, como autor completo. Con esta historia, nos demuestra una vez más qué, si quiere, es capaz de contarnos con una personalidad raramente vista en la Bande Dessinée, cualquier tipo de historia que le apetezca. Además de prolífico (19 obras van con esta. 34 años. Casi nada), la calidad de sus obras siempre sobresale. Con un trazo limpio, elegante, con poco detalle y muchas veces obviando los fondos, Vivès profundiza en lo trascendente, en lo realmente vital.

Un arte directo, jugando en la escala de grises, sin concesiones a lo superfluo, que casa a la perfección con el sentido de la obra, centrada en un periodo cortísimo en la vida de nuestra protagonista, destacando los episodio, realmente trascendentes para la metamorfosis.

Además, para el gozo y disfrute de la obra, la edición a gran formato nos invita a disfrutar más si cabe, del formato de página de 3 tiras, con grandes viñetas en cada una de ellas. Viñetas en las que iremos desgranando los pensamientos internos de la protagonista. Esta metamorfosis, cocida a fuego lento, y narrada de forma magistral gracias a la habilidad del autor para dibujar rostros, actitudes, acciones que le permiten al lector mimetizar con el alma de Séverine y de alguna forma vernos reflejados en ella. Una masterclass de narrativa para contar una historia en las viñetas justas y necesarias.

‘La blusa’ es sin duda una de las obras a destacar en lo que llevamos de 2018. Una historia que te cala hondo, que sitúa un espejo en frente de ti para que te preguntes si quizás necesitas algún tipo de metamorfosis en tu vida. Una obra que habla de romper las cadenas de la monotonía, de dejarse llevar, de comprarse un billete solo de ida lo más lejos posible de tu zona de confort.

Una historia sobre el redescubrirse y el resurgir de las cenizas de la rutina, contada delicadamente por un autor que ya hace tiempo ha dejado una huella imborrable en el cómic contemporáneo.

Vivès tiene un lugar privilegiado reservado en mi librería y si en la tuya no lo tiene, no se a qué esperas.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.