La Historia de Tu Vida y otras historias de Ted Chiang

La Llegada ha sido una de las películas recientes que más me han impresionado. Tanto la riqueza de su contenido como por la solidez de su reflejo de la esencia humana. Por supuesto si la película me había gustado, ¿por qué no tomar un poco más de lo mismo?

Por Javi Jiménez.

Así es como llegué a tener en mis manos el libro (electrónico en mi caso) de Ted Chiang. Este escritor chino  residente en los Estados Unidos con trasfondo en la ingeniería informática se dedica a la escritura técnica y también a escribir relatos de ciencia ficción. Si bien La Historia de tu Vida el relato principal de esta colección en el cual se basa la película de Villeneuve y probablemente el que atraiga a más lectores, no es el que más disfruté. Sí, volví a encontrarme de nuevo esos elementos que me interesaron en la película sin embargo no pude sacar más de lo que conocía de él. Esta vez la película hace justicia al material en el que se basa e incluso lo supera.

Aún así, esas “otras historias” (que en la edición española no aparece como título) han sido lo que me ha enganchado al autor. Quizás este es el libro de relatos de ciencia ficción que más me ha enganchado. A pesar de la barrera psicológica que se crea entre saltar de un relato a otro que hace que tengas que reconfigurar tu espacio mental co cada nueva historia, esta vez podían más las ganas de recibir más que la pereza de llevar a cabo este proceso de reconfiguración. Esto para mí es decir mucho a su favor.

Ted Chiang como autor de relatos tiene un estilo sobrio pero elegante y preciso. Sabe dar buen ritmo a los relatos y los lleva un paso más allá en algunas ocasiones. Por lo leído no se puede decir que a Ted Chiang le falte imaginación y capacidad para hablar de temas interesantes de forma muy perspicaz.

By Arturo Villarrubia - Ted Chiang - By Arturo Villarrubia on Flickr.com, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=29786478
El autor Ted Chiang

Muchas veces los temas no se ciñen a la estricta ciencia ficción si no que tienen raíces en la fantasía y muchas veces las fronteras con el mundo real se hacen más difusas y es el protagonista del relato nuestro mundo tal y como conocemos pero reconfigurado con algún detalle que lo hace atravesar la barrera de la realidad a la ficción verosímil.

Su primer relato, quizás el más flojo, nos lleva al mito bíblico de La Torre de Babel por supuesto con un giro final hacía la fantasía. A partir de ahí, Ted más que relatos efectistas (mal del que suelen adolecer este tipo de publicaciones) suele inspirarse más en buenas ideas para crear mundos en el que pone a sus personajes. Son a través de los ojos de estos que contemplamos el mundo de la ficción y a través de los cuáles el autor desarrolla sus ideas. Consiguiendo que creaciones de mundos que en ciertos autores quedan demasiado expositivas en este caso se cuente de manera más subrepticia.

Por ejemplo, uno de mis relatos favoritos Hell is The Absence of God, nos presenta un mundo en el que Dios que se involucra más activamente en la tierra lo que permite explorar la espiritualidad y la relación con la religión de las personas tras experimentar el poder divino en sus propias carnes. Son tres de estas personas las que dan la voz al relato en vez de un impersonal narrador.

Algunas historias como División By Zero son más pequeños juegos de “qué pasaría si”  en los que emerge el transfondo académico del autor. Como ocurre con el pequeño relato The Evolution of Human Science que narra el papel de la investigación humana tal y como la conocemos en un mundo en el que las máquinas son únicas capaces de llevar a cabo estos descubrimientos.

Seventy Two Letters nos devuelve de nuevo al imaginario judío con el concepto del Gólem pero llevándolo por un sendero poco esperado y muy sci-fi como es la creación de humanos fuera de sus contenedores biológicos.

Otro de mis relatos favoritos del volumen de Ted Chiang y también una nueva muestra de la heterogeneidad entre los temas y las longitudes de los relatos es Liking What You See: A Documentary en el que el autor utiliza juegos estilísticos para llevar el documental a la prosa en un relato  que nos presenta una realidad en la que la sensibilidad a la belleza del rostro humano es una elección. Una elección muy controvertida en la que cada uno de los “protagonistas” del relato trata hacernos tomar parte.

Tras leer el libro me parece que Ted Chiang tiene un estilo de relato fuertemente basado en las ideas pero a diferencia de autores como Asimov, sabe vertebrar estas ideas en la construcción de personajes con voz propia que profundizan en la circunstancia en la que les ha sumido la ficción. Un autor muy estimulante que activa el lóbulo frontal y cuyas ideas quedan en la mente y vuelven a nosotros cuando estamos dándonos una larga ducha o estamos en ese humor de filósofo del todo a cien después de tomarte alguna que otra cerveza.

Ted Chiang para mi ha subido puestos en el top de autores de ciencia ficción que hay que leer y seguir. Una lástima que no se prodigue mucho más.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 219 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Recomendaciones con Cabezas: Especial vuelta de verano - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.