Until the Light Take Us. La escena del black metal noruego contada por sus protagonistas

Cabecera Documental Black Metal: Until the Light Take Us

Los años 90 en Noruega vieron nacer un nuevo género: el black metal. Until the Light Take Us visita a los protagonistas de esta corriente y revisitan algunos de los sucesos más polémicos de este género de metal extremo.

Por Javi Jiménez.

Acción reacción. La vida responde más amenudo de lo que nos pensamos a los principios físicos básicos. Las mismas modas se basan en eso. Si durante unos años se llevan los looks apretados es cuestión de tiempo de que vuelva el oversize. Simplemente porque nos gusta cambiar, nos gusta lo nuevo. En los años noventa el heavy metal ya no asustaba a ninguna vieja, ya habían pasado los juicios por ser una mala influencia para los jóvenes y habían colocado el maniqueo parental advisory. Bandas como Venom y Angel Witch ya había preparado el terreno sonoro años antes. Sin embargo en Noruega había un grupo de jóvenes que estaban llevando este sonido, la estética pagana inaugurada (de forma más naive) por Black Sabbath y la pintura corporal de Alice Cooper a otras nuevas cotas. El movimiento musical que recibiría el nombre de black metal noruego.

Until the Light Take Us es un documental americano de los directores Aaron Aites y Audrey Ewell de 2008 en el que se reconstruye toda la historia del nacimiento del black metal noruego hablando con sus principales personajes: Gylve “Fenriz” Nagell (Darkthrone) , Varg “Count Grishnackh” Vikernes (Burzum, Mayhem), Jan Axel “Hellhammer” Blomberg (Mayhem) y miembros de otras bandas como Inmortal, Emperor o Satyricon y el artista visual Bjarne Melgaard.

Todos ellos reconstruyen la que es probablemente una de las historias más famosas (o infames) de la música. Todo ello a pesar de que el black metal sea un género de nicho sin embargo no hay nada que atraiga más a las masas que la quema de iglesias, el satanismo y unas cuantas muertes protagonizadas por jóvenes excéntricos.

Antes de ver Until The Light Take Us imaginaba lo que iba a ver. Historias de grupos de jóvenes en el que unos cuantos miembros estaban algo perturbados, que comenzaron a juguetear con imaginería pagana y ocultista se perdieron y acabaron por un mal camino. Realmente lo que me encontré fue con un grupo de gente joven con ideas comunes que como en cualquier estilo, el azar confluyó para que se juntaran en un lugar (la tienda de musica Helvete de Euronymous miembro de Mayhem) y que comenzaron a crear un género propio en el cual expresarse.

Fenriz explica claramente el sonido black metal.

En estos inicios del black metal prevalece una forma de pensar muy DIY, se ve en las portadas, fotos retocadas al más puro estilo fanzine, en los medios de producción de los discos primando una búsqueda consciente por el lo-fi (en una ocasión cuentan que para obtener la voz debidamente distorsionada de uno de los cantantes utilizaron un micro de un headset de ordenador) y también en la distribución. Gente que quería expresarse y que encontraron en esta simbología extrema una forma de hacerlo.

Y por supuesto asustar a algunas viejas. Mi idea era que al final este tipo de géneros dividen a la gente en dos grupos: la gente que ve en esta estética una simbología propia, un material de expresión y otra que acaba creyendo demasiado en su valor literal. Al final uno de estos últimos acababa haciendo alguna que otra estupidez y así es como algunas iglesias acababan ardiendo y algunos miembros de bandas acaban con las manos manchadas de sangre.

La hora de la pastilla de Varg.

En el documental se ve como muchos de los miembros recrean los sucesos que ocurrieron y se ve como alejan el foco de esta simbología extrema en la que los medios de comunicación encontraron un filón y cuya realidad acabaron deformando. El propio Varg está bastante enfadado con ese tratamiento de satánicos, según él buscaban volver a las raíces de la religión escandinava y eliminar al cristianismo invasor. Realmente lo que primaba era un sentimiento nacionalista muy próximo a la extrema derecha.

Para mi decepción en gran parte de los altercados en los que se ven envuelta la escena el principal motivante no es la música, ni siquiera la ideología sino algo mucho más mundano. Un montón de gente joven con diferentes grados de madurez que acaban cayendo en disputas de críos en las que la envidia y las ganas de protragonismo acaban de forma terrible.

Until the Light Take Us contiene relatos y una imaginería capaces de embaucar a los neofitos aunque  probablemente no diga nada a los más conocedores del género pero para novatos como yo es una gran puerta de entrada en la que empezar a mirar al black metal. El género tiene sus luces y sus sombras pero sus historias y sus motivaciones son interesantes e incluso su forma de actuar DIY me parece hasta admirable. Si además es una historia contada de tú a tú por sus protagonistas y confrontando las versiones de cada uno podemos acercarnos a la realidad de este poliédrico relato. Si quieres conocer los detalles y juzgar por tí mismo, solo tienes que darle al play.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

 

Acerca de Javier Jimenez 219 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

2 Trackbacks y Pingbacks

  1. RECOMENDACIONES CON CABEZAS. Especial Sitges 2018. - La Isla de las Cabezas Cortadas
  2. LORDS OF CHAOS. Pure fucking descontrol. - La Isla de las Cabezas Cortadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.