Vengadores: Infinity War. El principio del fin (de la Fase 3 del MCU)

¡Ya hemos visto Vengadores: Infinity War! ¿Cumple las expectativas? ¿Qué es lo que más nos ha gustado? Aquí está nuestra reseña de la última película del Universo Cinematográfico de Marvel.

Por Javi Jiménez.

¡CUIDADO SPOILERS! Si todavía no has visto Vengadores: Infinity War  lee cualquiera de nuestros otros artículos.

Vengadores: Infinity War es el final de un camino que se comenzó a andar hace ya 10 años con la aparición en 2008 de la primera película de Iron Man. Marvel Studios comenzaba un ambicioso plan para crear una de las franquicias más lucrativas de la historia: el Universo Cinematográfico Marvel. Una máquina alimentada por un plantel de personajes arraigado en la cultura popular, el potencial de marketing de la pertenencia al grupo Disney y una legión de fans de los cómics de la casa de las ideas. Y un buen montón de billetes que invertir, claro.  Mitad aventura empresarial, mitad aventura creativa un buen símbolo de la cultura popular controlada por megacorporaciones.

Cartel de Vengadores: Infinity War

Tras casi una veintena de películas llegar a Vengadores: Infinity War se siente como la llegada a meta. Años de expectación, hype, ver una película tras otra e incluso sentirse abrumado por la cantidad de nuevas películas, unas mejores y otras peores. Para llegar a este momento. Si Civil War seguía ya la estela de los grandes eventos Marvel, los Russo en Vengadores: Infinity War nos prometían el acabóse.

El concepto de evento del que tan puramente bebe esta película no resulta extraño a los aficionados al cómic de superhéroes que probablemente ya se saben como funciona esto. Se promete un gran suceso en el Universo de ficción que afectará a la mayoría de personajes que se juntaran para (normalmente) abatir al malo de turno mientras los sueños húmedos de los fans de ver a sus personajes favoritos juntos se cumplen entre una lluvia de hostias como panes y rayos cósmicos. Infinity War nos prometía esto y lo ha cumplido.

Desde el primer momento en que Thanos aparece en pantalla, la película te transmite una sensación de mal-rollismo que no mejora cuando ves que a Thor le han dado la del pulpo y el resto de Asgardianos no están mucho mejor. Menos mal que aparecen los Guardianes de la Galaxia para empezar las chanzas. En ese momento te dices que bueno, la típica historia en la que el héroe ha tocado fondo y al final volverá más fuerte que nunca y le dará pam, pam al culo al malo de turno. Ahí están los chistes sobre piratas a costa del ojo perdido de Thor y las payasadas de Chris Pratt para que aflojes el culo en la butaca de cine y te concentres en pasar un buen rato en la sala.

Los Guardianes de la Galaxia en Vengadores: Infinity War

Durante toda la película notamos un cambio de tono muy alejada de las primeras películas de Vengadores, el grupo está partido desde el primer momento y las circunstancias no parecen muy halagüeñas, pero ahí está ese balance entre chascarrillos, peleas y situaciones más dramáticas por el que se conoce el Universo Cinematográfico de Marvel. Un equilibrio muy delicado que funciona en ocasiones y en según qué espectadores pero que a mi no me suele echar muy para atrás. Sin embargo en esta ocasión según pasan los minutos la balanza se va inclinando hacia el drama y la épica tocando fondo cuando SPOILER Gamora es arrojada por su padrastro para conseguir la Gema del Alma.

A partir de ese momento la película hace cambiar la sensación en la sala, en los momento de silencio se puede sentir la tensión en toda la sala de cine. Notas como te están preparando para una lucha desesperada de los Vengadores en Wakanda. Una tremenda contienda que da rienda suelta al espectáculo visual. Acción que creíamos que solo podían verse en las páginas de los cómics cobran vida siendo los combates en los que participa Dr. Extraño los que más jugo le sacan (por tener mayor potencial visual) a la cinta. Hasta que ¡Snap!

Ahora es cuando te entra un escalofrío recordando la sensación.

Thanos en Vengadores: Infinity War

En gran parte el responsable de que la película funcione es Thanos del que consiguen sacar un villano muy interesante, con bastantes aristas. La imagen física que proyecta está muy conseguida y la historia le convierte en una fuerza de la naturaleza, implacable, un malo de los que en pantalla consiguen imponer. Pero sobre todo aciertan en darle un trasfondo que no lo convierta en un malo maloso, de los que Marvel es conocida por crear en sus películas.

En las más de dos horas y media que dura Vengadores: Infinity War la sensación de estar viendo algo épico es perenne. Las peleas, el timing de las intervenciones de los personajes, el aspecto visual y la crudeza de muchas de las escenas juegan a favor de crear un producto audiovisual que recoge muy bien una parte de la esencia de los cómics de superhéroes. Por supuesto la película no es perfecta, el metraje se hace un poco excesivo, el papel que tiene La Visión es un poco ridículo (ni siquiera llega a usar su poder una vez con éxito) y su relación con la Bruja Escarlata no está lo suficientemente desarrollada para que nos creamos algo. Un elenco tan grande de personajes también hace que el protagonismo de muchos de ellos se quede en alguna escena anecdótica… pero todo ello creo que queda eclipsado por sus virtudes.

Black Panther en Vengadores: Infinity War

No solamente por el mazazo psicológico del final cuando termina la película me quedé con la sensación del principio del fin. Marvel Studios ya ha jugado la última carta, la del evento multitudinario que junta varias películas, nos ha convencido (si nos atenemos a las cifras) para ir al cine a ver sus películas durante 10 años, para llegar a este momento. Muchas circunstancias se han dado para que llegáramos a este momento en estas condiciones, el nivel creativo de las películas no se ha visto puesto en entredicho por ejecutivos que del cine solo quieren el retorno de la inversión, no se han pegado un gran batacazo y el público ha seguido el juego hasta llegar a esto. Y cuando el año que viene con la continuación el evento se resuelva va a resultar muy complicado volvernos a hacer picar porque ya han jugado la última carta, a partir de ese momento habrán otras películas; los trajeados de Disney y Warner pensarán en otras formas de atarnos durante otros 10 años a otra franquicia, el sombrero será nuevo pero ya será la Stacey Malibú de siempre porque sabremos que ya lo hemos visto primero en Vengadores: Infinity War. No nos adelantemos, quién sabe todavía lo que nos queda por disfrutar. De momento tenemos una cita el año que viene.

Sigue a La Isla de las Cabezas Cortadas en Twitter y en Facebook.

Acerca de Javier Jimenez 218 Articles
Consumidor experto, reseñador amateur. Me gusta la música fuerte, la ciencia ficción, las series animadas y así os lo hago saber.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.